• Según nuestro Concejal José Manuel Villanueva “el incremento del impuesto por el gobierno socialista es injusto y desproporcionado”.

  • Nuestra propuesta es que los vehículos mixtos sigan siendo considerados vehículos de carga.

Desde el PP de Alcalá hemos realizado una propuesta a las ordenanzas fiscales del Ayuntamiento para el año 2018 que tiene como objetivo evitar un incremento desproporcionado del impuesto de circulación para las furgonetas con las que trabajan los pequeños comercios de la localidad a los que el gobierno socialista quiere llegar a doblar lo que ahora pagan en su afán por recaudar sin tener en cuenta que atacar a base de impuestos a este colectivo es poner en riesgo la pervivencia de muchos negocios.

Rebajar los impuestos a profesionales y pequeños comercios, reduciendo el impacto de la subida realizada.

Rebajar los impuestos a profesionales y pequeños comercios, reduciendo el impacto de la subida realizada.

Las furgonetas con las que trabajan habitualmente tiendas o pequeños negocios eran consideradas hasta ahora como vehículos de carga y por ello de trabajo, como realmente son porque nadie se compra una furgoneta para únicamente para pasear a la familia, entre otras cosas, porque las revisiones de la ITV tiene mayor periodicidad y más coste, como explica nuestro concejal, José Manuel Villanueva.

Pero al gobierno socialista se le ha ocurrido que aquí puede encontrar una nueva vía para atender su voracidad recaudatoria y ha pasado a considerarlos como turismos, vehículos de uso particular, algo que realmente no son. Esto supone que el impuesto se duplique. Es un caso común que de 75 euros pasen a pagar 150 euros.

La propuesta que formulamos a través de José Manuel Villanueva es que las furgonetas que tengan autorizadas hasta 5 plazas tributen como camiones, de acuerdo con su carga útil, salvo que el vehículo esté autorizado para más de 10 plazas, incluyendo el conductor, caso en el que deberá tributar como autobús.

“Se trata de no poner más piedras en el camino, más dificultades, a un colectivo, el de los pequeños comerciantes, que en lugar debe tener en el Ayuntamiento a una entidad dispuesta a ayudarles, en lugar de una administración que busca fórmulas para cobrarles más, con el agravante de que en este caso se trata de una fórmula que no se corresponde con uso real de los vehículos”, afirma José Manuel Villanueva.